Cómo ‘rootear’ el móvil

rooting-android

Cómo ‘rootear’ el móvil

Te contamos para qué sirve el ‘rooting’, un proceso que ofrece más libertad al usuario pero que es complejo y supone muchos riesgos

Los móviles salen de fábrica con una configuración instalada; cuentan con un sistema operativo en una combinación que el fabricante ha confeccionado a medida y con sumo cuidado. En teoría, este matrimonio es el más adecuado para explotar al máximo lo que ofrece el terminal, y esto lo defiende a capa y espada Apple con su iPhone, un móvil blindado con unas limitadas opciones de configuración por parte del usuario, y también Android, que da algo más de manga ancha al usuario a la hora de personalizar la plataforma. Sin embargo, ambas plataformas tocan un mismo techo en el margen de personalización: el que determina el fabricante.

No obstante, los más valientes pueden adentrarse en aguas más bravas mediante el rooting, un proceso mediante el cual se adquieren permisos de superusuario para acceder a lo más profundo del móvil y configurarlo a voluntad. Gracias a este proceso, podremos eliminar programas del sistema o instalar versiones personalizadas del sistema operativo (conocidas como ROMS). El concepto de rooting se refiere fundamentalmente a dispositivos Android, aunque los propietarios del iPhone encontrarán cierto consuelo en el conocido jailbreak, aunque no es exactamente lo mismo. La gran pregunta es ¿por qué rootear un móvil?

Funciones a la carta

Los que defienden el rooting explican que obtienen una mayor personalización del equipo eliminando programas innecesarios y añadiendo funciones a la carta. Llevar a cabo este procedimiento permite al usuario eliminar de partida el conocido como bloatware o software que llega preinstalado en el dispositivo, ocupando espacio y recursos, una de las mayores críticas que se ha venido haciendo a determinados fabricantes y operadores. Los que hagan un root podrán elegir el rendimiento del procesador para forzar la maquinaria en determinadas situaciones, o bien ralentizarla ahorrando batería. Este procedimiento permite, además, hacer copias de seguridad totales del dispositivo, y para los amantes de lo exclusivo, una personalización extrema del dispositivo.

Sin embargo, el root Sin embargo, este procedimiento es arriesgado ya que, por un lado, lo más probable es que se pierda la garantía del terminal y por otro, se corre el riesgo de dañarlo definitivamente. Además, no es un procedimiento al alcance de cualquiera: “Perdemos seguridad”, explica categórico Fernando Álvarez del Vayo, editor jefe de El Androide Libre, quien destaca además que se trata de una práctica en desuso. “A medida que Google va mejorando su sistema y los dispositivos sus características la necesidad de hacerle el acceso root a un móvil Android, o a una tableta, decrece mucho”. El root se recomendaría, de esta manera, a usuarios avanzados y movidos por una necesidad real de hacerlo, algo cada vez menos frecuente dada la evolución de los dispositivos Android.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *